Sobre

Home »  Sobre

“El Señor hoy los llama. Nos pide que seamos sus discípulos. Que juguemos en su equipo. Nunca estamos solos. En las buenas y en las malas. Sé que ustedes apuntan a lo alto. Ustedes son los que tienen el futuro. Quiero que se salga afuera. Espero lío. Sean protagonistas. Jueguen para adelante. Pateen adelante. O Papa está com vocês”.

Con este mensaje de motivación del Papa Francisco queremos animar a más jóvenes a participar de esta iniciativa. Que se inscriban ellos y su parroquia, para que esta Copa Católica sea una manera de unir a la máxima gente posible.

La idea de esta copa católica surge tras unas charlas viendo un partido de la famosa Clericus Cup, el Mundial pontificio disputado por sacerdotes y seminaristas de todo el mundo. Este torneo se juega en el campo del Oratorio de San Pedro, junto a la impresionante Cúpula de San Pedro del Vaticano. Siguiendo el lema:  «El papa Francisco es mi capitán».

El Vaticano está muy interesado en la Clericus Cup: además de por su influencia planetaria, la institución piensa que los valores de superación, disciplina, esfuerzo y trabajo en equipo que se asocian al fútbol, son muy necesarios para la vida en la sociedad moderna.

Ofrecemos los frutos de este proyecto al Señor y a María, DD. NN. Y es que María, como madre y protectora, es protagonista del logotipo creado para esta competición.  Queremos seguir el mensaje del Papa Francisco, hacer lío y mostrar que la  Iglesia es joven. Porque la Iglesia NO es lo que muchos piensan y escuchan decir. Si te involucras LA IGLESIA ERES TÚ.

 ¿Qué es lo que espero como consecuencia  de la  Jornada de la Juventud? Espero lío. Quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos, las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, sino salen se convierten en una ONG ¡y la Iglesia no puede ser una ONG!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *